La Catedral de Gerona

La Catedral de Gerona tiene la segunda nave gótica más ancha del mundo. Se proyectó con tres naves, pero al querer hacerla de una nave única, provocó la suspensión de las obras que duró 50 años.

Para llegar hasta la portada principal hay que ascender por una gran escalinata de finales del siglo XVII. La fachada de la Catedral principal es barroca, mientras que el claustro es del siglo XII. La torre campanario del siglo XI y el resto del edificio del siglo XIV. El claustro es de grandes dimensiones con planta trapezoidal determinada por la muralla que tiene adosada. En el interior se conservan obras de gran belleza y valor. El retablo del altar mayor de plata, esmaltes y pedrería, es una de las joyas de la orfebrería española. Los capiteles del claustro tienen escenas del Antiguo y Nuevo Testamento. El tapiz de la Creación es una importante pieza de tapicería románica.