Pueblos imprescindibles de la Costa Brava

El litoral catalán, desde el norte de Barcelona hasta llegar a Francia, es una de las costas más bonitas para visitar. Atrae turistas de todos lados y hace disfrutar también a los locales, sobre todo en verano, de sus paisajes de calas escondidas, frondosos pinares, playas de arena dorada y aguas cristalinas.

 

La costa de la franja norte, más cercana a Girona, es especialmente interesante y bonita. A treinta minutos de la ciudad tenemos algunos de los parajes más atractivos de la Costa Brava, pero como lo hacemos para escoger los que visitamos si no tenemos tiempo para todos? Seguidamente os proponemos algunos pueblos de costa e interior que no te puedes perder.

 

Un lugar de veraneo muy común de los gerundenses son los pueblos de Palamós, Playa de Aro y Sant Feliu de Guixols. Su proximidad a la ciudad es uno de los motivos de escogerlos, pero también el encanto de sus núcleos urbanos y de sus playas.

 

En Palamós está ubicado el Museo de la Pesca, con una exposición permanente que interesará a grandes y pequeños y que cuenta la vida y recursos de los pescadores.

Playa de Aro tiene unas playas amplias y con todos los servicios, pero también se encuentran algunas de las mejores calas de la zona. En el caso de Playa de Aro encontramos un núcleo comercial que combina con parajes vírgenes imperdibles.

 

Para descubrir la Costa Brava, una de las mejores opciones es pasear por el camino de ronda, que recorre la costa y nos descubre las mejores playas.

 

Encanto sin costa

Hay algunos pueblos de la zona que no tienen playa, pero que sin duda son de parada obligatoria. En el Empordà, algunos de los pueblos con más encanto son Monells o Peratallada, aunque podríamos enumerar decenas. Pasear por sus calles adoquinadas nos descubrirá el encanto de unos pueblos únicos.

 

Otro pueblo de la Costa Brava por descubrir es Pals, con una torre románica conocida como la Torre de las Horas. Para terminar la visita al pueblo podemos disfrutar de su amplia playa.

 

Al norte, Roses y Cadaqués

Otra de las paradas imprescindibles de la zona es justamente el final de esta Costa Brava. En Cadaqués encontraremos uno de los parajes más bellos y singulares de Cataluña; su costa escarpada (Cap de Creus) y sus casitas blancas han enamorado a artistas como Salvador Dalí, que estableció residencia en Port Lligat, donde ahora encontramos un museo con parte de su obra.

Para llegar hasta Cadaqués sin coche existe la posibilidad de visitar Roses y desde el puerto coger un barco turístico que nos llevará hasta Cadaqués. Recorrer la costa desde Roses hasta Cadaqués es una opción fantástica para disfrutar en familia del paisaje y llegar directamente a una de las calas de Cadaqués.

 

 Las opciones de visitas a pueblos de la Costa Brava es infinita. Recomendamos que para profundizar en las opciones de visita nos dirigimos a la página de Turismo Costa Brava (http://es.costabrava.org/)

>