5 caminos con sombra para pasear por Girona este verano

Con el calor se nos quitan las ganas de pasear y una vez hemos visitado el casco antiguo (Barri Vell) de Girona pocas intenciones de seguir andando tenemos... ¡qué gran error! A continuación os proponemos cinco caminos escondidos por Girona, bajo la sombra y aptos para todo el mundo, para que sigáis descubriendo las joyas secretas de la ciudad. 

1. El paseo de Pedret
Cuando pasas las conocidas casas colgantes del Río Onyar, por su lado izquierdo nos adentramos en el barrio de Pedret, donde un agradable paseo bajo la sombra de los árboles nos acompañan a reseguir el río. Este camino, lleno de naturaleza pura, nos hará sentir que és imposible que nos encontramos solamente a 5 minutos del centro de la ciudad. 

2. La entrada del Río Onyar
Entre la calle Migdia y la calle de la Creu, antes de que el río se adentre en la ciudad, podemos entrar en el bosque donde el Onyar hace su entrada en Girona. Un bosque verde, lleno de calma, poco transitado y lleno de rincones mágicos. Sin duda un paseo totalmente recomendable para huir del calor.

3. Los jardines de la Dehesa
Todo gerundense recuerda momentos en este jardín: escondidos dentro la Dehesa encontramos sus jardines, que aún guardan algunos animales que se pueden ver desde fuera y que aguardan bajo las sombras de un calor veraniego. Un paseo muy ligero y tranquilo para pasar la tarde.

4. Los jardines de John Lennon
Este paraje, ideal para visitar al atardecer cuando el sol se despide, está lleno de vistas dignas de fotografiar: tiene un estanque, está lleno de almendros y nos permite ver la ciudad desde un punto de vista diferente. La muralla, la Catedral, Sant Fèlix y Sant Pere Galligants desde un ángulo diferente, bonito y poco conocido. Una joya para la vista que se aleja de los tradicionales circuitos turísticos de la ciudad. 

5. La riera del Galligants
Si los jardines de John Lennon os despiertan las ganas de pasear más, os recomendamos seguir por la Riera del Río Galligants, un camino paralelo a la calle de Sant Daniel que nos lleva hasta el Valle con el mismo nombre. Es un camino donde la naturaleza abunda y, además, encontraréis mesas y bancos de madera donde descansar y tomar alguna cosa para recuperar fuerzas.